Inquietudes Femeninas en la sexualidad

Inquietudes Femeninas en la sexualidad

Desde hace 11 años escucho a hombres y mujeres hablar sobre diversos conflictos en la sexualidad: muchas dudas, prejuicios, miedos, inseguridades, entre otras cosas y por sobre todo mucho tabú.

A lo largo de varios años he podido comprobar que muchas veces la mala comunicación es el gran inconveniente en una pareja. La vida afectiva y sexual, merma por no poder lograr una comunicación efectiva.

Recuerdo a una clienta, que una vez me conto que se había separado de su pareja con la que estuvo muchos años y después de unos años se encontraron y estaban cambiados y de alguna manera les surgió hablar de las fantasías que ambos tenían de explorar un poco más la sexualidad, la sorpresa fue que ambos pensaban lo mismo y nunca se lo habían confiado en los 10 años que habían estado juntos. Uno lo ve desde afuera y llama la atención, pero más lo es, que lamentablemente estas situaciones sean “muy habituales”.

Por este motivo nosotros normalmente recomendamos la comunicación en la pareja como pilar número 1, creemos que es esencial la comunicación para tener intimidad emocional y física, conectar con el otro en todo sentido.

Hoy vamos a revelar algunas de las dudas y preguntas, comentarios que nos dicen a diario. En alguna de ellas probablemente te sientas identificada. Posteriormente vamos a relatar las inquietudes masculinas. Podes leer ambas, ya que si tuviste/tenes/anhelas pareja heterosexual vas a poder observar tu punto de vista y el de tu pareja, en parejas homosexuales es más simple.

Comenzamos con nosotras:

Tengo deseo de tener sexo pero hace tiempo que estoy sola.

En este caso la persona siente un deseo que no lo puede manifestar. La ansiedad y preocupación logran ir rasgando el autoestima y generando mayor inseguridad. El deseo y la falta de conexión con un otro pueden provocar una sensación de que algo nos falta. Para esto lo mejor es mirarnos adentro y comenzar a trabajar en nuestra autoestima, amor propio y también en que otras cosas deseo hacer y atraer. Porque la finalidad es sentirnos merecedores de vivir una sexualidad plena en compañía del otro.

¿Cómo iniciamos ese paso para transformar el deseo en realidad?

Yendo hacia una nueva meta personal que nos haga sentir mejor con nosotros mismos. Puede ser ir a clases de baile, de música, arte, literatura, yoga, paracaidismo, atrevernos a recordar cuales eran nuestros deseos que aún no cumplimos. Experimentar nuevas sensaciones.

Lo que aprendimos es que uno atrae muchísimo más cuando se siente feliz porque va proyectando lo que siente en su interior: felicidad.  Este es el primer paso para comenzar a atraer personas para vincularnos desde lo sexual y lo afectivo. Si nos sentimos mal, es aún más difícil sentir que nos merecemos alguien con quien compartir lo que deseamos.

Sentirnos mejor con nosotros mismos nos hace más feliz y por ende podemos volver a sentirnos entusiasmados para comenzar a conectar con otros.

Desde la sexualidad creemos que muchas veces por razones culturales se nos ha prohibido el explorar y experimentar distintas sensaciones con nuestro cuerpo y por desconocimiento muchas veces no sabemos cómo obtener más placer o vivir distintas experiencias, por esta razón nosotros también recomendamos que una misma empiece a explorar su cuerpo y descubrirlo, algo que sin dudas también te hará feliz, sumado a dejar detrás las viejas creencias y además te invitara a sentirte más abierta y con menos prejuicios cuando encuentres o aparezca tu nueva pareja sexual.

Me acompleja una parte de mi cuerpo y no quiero que mi pareja lo vea

Hemos escuchado todo tipo de comentarios y también lo catalogamos de “normal” porque sucede muy seguido, a veces en talles xs pasando por todos incluyendo xxl. Siempre hay algo que no nos gusta, que nos acompleja, sin embargo hemos escuchado varias campanas; Hombres: “yo quiero que se ponga algo sexy, pero a ella le da vergüenza” “Le compre esta lencería y no se la quiere poner porque dice que le queda grande, chica, etc” “A mí me encanta como es y me gustaría verla con lencería sexy” y así tenemos muchos comentarios, las mujeres dicen: “esto me hace ver gorda” “este es muy corto” “este me hace las lolas caídas” Nosotros decimos: Tenemos que aceptarnos como somos. El hombre y también muchas mujeres somos visuales, nos entran las cosas por los ojos, los hombres en general adoran ver a su pareja en lencería, pueden tener preferencias, pero difícilmente se te nieguen cuando apareces en ropa interior sexy!

No vamos a mentir, sabemos que hay hombres que miran todos los detalles de la mujer sin embargo son pocos y los que critican o comentan son menos, pero si nosotras nos sentimos cómodas con nosotras mismas aceptando que este cuerpo es lo mejor que podemos tener por ahora y que es nuestra arma de seducción, todo cambia. Hemos notado que el seducir no tiene nada que ver con el talle si no que es 100% actitud.

Algunas hemos recibido comentarios/críticas sobre nuestro cuerpo, pero yo creo al 100% que tenemos que superar esa parte, si es nuestra pareja comentarle que no nos sentimos tan cómodas pero que vamos a ir relajando. De ninguna manera nuestra pareja debe marcar tus debilidades, sino ayudarte a que te sientas más cómoda.

Aquí destacamos que seducir a nuestra pareja a través de nuestro cuerpo, puede parecer torpe al principio, pero con el tiempo se torna un juego del cual nos podemos divertir los dos y es algo mágico cuando la pareja ya lleva bastante tiempo y necesita renovar la ganas de novedad.

Siempre digo lo mismo porque escucho a hombres y mujeres, ellos con ganas de probar y ellas con vergüenza (entre tantas) por eso le digo a las mujeres: Si tu pareja te ama, le va a encantar verte en lencería y que no tapes nada. El ya conoce todo tu cuerpo y te eligió así, ¿porque no disfrutarlo?

No voy a llegar al orgasmo

Puede suceder por los siguientes motivos:

Uno es sentirnos incomodas con la mirada del otro, lo que lleva a bloquearnos y nos impide relajarnos y dejarnos llevar. Puede suceder cuando el otro nos cautiva y es una de las primeras veces que nos acostamos, cuando tenemos creencias que se oponen al disfrute, el no conocer al otro, entre otros.

Otra situación es que cuando no sentimos que el estímulo nos esté llevando a ese estado y también tendemos abandonar ahí las ganas de seguir probando y desistimos. Puede suceder cuando no sentís que nuestro compañera/o sexual este tocando los puntos adecuados para excitarnos, no lo haga “bien” o como nos gusta. En solitario es cuando no estamos conectadas en el momento presente y es más un descargo que satisfacción.

Por eso es importante saber que el orgasmo sucede como resultado de la experiencia sexual, no se puede controlar porque es una respuesta de nuestro cuerpo, que es muy deliciosa por el solo hecho de que cuando uno fluye el orgasmo se puede dar de manera espontánea, no bajo control no de manera racional.

Por este motivo permítete explorar más zonas de tu cuerpo y deja que pase lo que tenga que pasar.

Leave your reply

*
**Not Published
*Site url with http://
*
Producto añadido con éxito a la comparación de productos!